Viajar embarazada

ISM - Viajar embarazada

Viajar embarazada

Recomendaciones a la hora de emprender un viaje… estando embarazada

El 2º trimestre es el momento ideal para un viaje de vacaciones, según la ACOG (American College of Obstetricians and Gynecologists), ya que la movilidad aún es buena y el volumen del abdomen es discreto (del 3er a 7º mes o de la semana 14 a la 30). No obstante viajar embarazada exige que las precauciones se estimen antes y durante la realización de un viaje. Aquí te damos las claves:

  • Antes de planificarlo debemos valorar la disponibilidad y la calidad de la atención médica en el lugar de destino.
  • Cada área geográfica posee sus características especiales.
  • Si se trata de un destino exótico y lejano, deberás conocer aspectos importantes y acudir con antelación a centros de Medicina del Viajero para planificar las vacunas necesarias.
  • Si el área a visitar es un área de gran altitud, es aconsejable que no se sobrepasen los 3.000 m. y que se realice una adaptación progresiva a la altura.
  • Si por el contrario, vas a viajar a áreas a nivel del mar y básicamente a zonas de playa, ten en cuenta que la embarazada soporta mal el calor, el bochorno y la humedad, pudiendo presentar frecuentes bajadas de presión arterial, por lo que la hidratación, siempre importante, adquiere aquí un papel principal.

Actividades

En cuanto a la actividad deportiva, tan sólo se desaconseja practicar aquellos deportes que conlleven riesgo de caídas como el rápel, canoa, esquí acuático, motos de nieve y/o agua, etc., así como aquellos potencialmente peligrosos para el feto como el submarinismo.

Además, recuerda si vas a zonas de montaña, evitar sobrepasar los 3.000 de altitud y en general, evitar también las altas temperaturas.

Por otro lado, la natación, el caminar y la bicicleta son actividades cardiovasculares realmente óptimas durante tu embarazo ya que puedes practicarlas sin un aumento de gasto energético. Además, el agua, por su propiedad de eliminar calor, su flotabilidad y su redistribución vascular va a ser siempre un buen aliado!

Medicamentos y vacunas

Como norma general se descarta la utilización de vacunas con microorganismos vivos atenuados. Pueden usarse aquellas que contengan virus inactivos, toxoides o polisacáridos.

El África Subsahariana es el área geográfica de mayor riesgo si estás embarazada!:

  • La patología endémica más grave es la malaria. Existe prevención con medicamentos, que serán distintos para las embarazadas, pero la más importante es la protección frente a picaduras de insectos. La malaria es una enfermedad de especial gravedad y puede poner en riesgo la vida de ambos. La embarazada no debería viajar a zonas de malaria si no es imprescindible, ya que además, la seguridad del uso con repelentes con DEET durante el embarazo no está demostrada. Se recomienda su uso a bajas concentraciones (10- 20%).
  • Donde mejor nos indican el uso de vacunas será en las Unidades de Medicina del Viajero (pregunta en tu Centro de Salud).

Medios de transporte

Avión

Sabemos que el avión es el medio de transporte más indicado para largas distancias… pero siempre debemos, estando embarazada tener ciertas precauciones:

Es imprescindible consultar para cada compañía las limitaciones para volar estando embaraza: la necesidad de aportar un informe de su médico para evitar sorpresas desagradables.

Además, estando embarazada te encontrarás dentro de la población de riesgo de sufrir el síndrome de la clase turista, es decir una trombosis venosa profunda. El útero y su aumento de volumen dificulta el retorno venoso de las extremidades inferiores y si a ello sumamos la inmovilidad que implica el avión durante varias horas, el riesgo de esta complicación aumenta. Por ello te recomendamos:

  • Moverte y caminar cada hora durante el vuelo para la disminuir la hinchazón de tobillos y mejorar la circulación sanguínea.
  • Será útil reservar con antelación un asiento en el pasillo o en 1ª fila para poder tener más espacio y poder moverte más libremente.
  • Colocarte siempre el cinturón de seguridad durante el despegue y aterrizaje sin que apriete el abdomen y por debajo del mismo.
  • Lleva ropa holgada y zapatos bajos, cómodos y fáciles de poner y sacar. Como suele haber cambios bruscos de temperatura, también será útil alguna prenda de abrigo.
  • Bebe frecuentemente. La hidratación durante y antes del vuelo será también una cuestión importante para contrarrestar la baja humedad de las cabinas del avión.
  • Los cambios de presión suelen ajustarse más/menos a la presión de 1.500 mts. de altitud. A esta altura y aunque disminuya la presión de oxígeno en sangre, el cuerpo materno y el feto se adaptan bien.
  • Para evitar el jet-lag, te aconsejamos huir de la medicación y tratar de adecuarte poco a poco antes del viaje a la zona horaria del destino
  • Disfruta del viaje…! y recuerda que los detectores de metales de los aeropuertos no suponen ningún peligro para el feto!

Tren

RENFE permite viajar en el tren hasta una semana antes de la fecha prevista; eso sí, siempre con autorización médica.

El tren es un medio de transporte muy recomendable y tiene ventajas sobre el automóvil y el autobús. Durante el trayecto no hay obligatoriedad de permanecer sentada todo el rato, y estando embaraza podrás moverte, caminar y estar de pie. Además siempre tendrás la opción de viajar de noche, durmiendo en trayectos nocturnos en coche-cama.

Coche

Según un estudio de la Universidad de Michigan la mayoría de lesiones graves en gestantes se producían en aquellas que no llevaban el cinturón de seguridad en el accidente.

  • Coloca bien tu cinturón de seguridad… con la banda inferior por debajo del abdomen y ajustado al máximo sobre las caderas. La banda frontal o diagonal debe pasar sobre la clavícula y por en medio de los senos, rodeando el abdomen; jamás por encima. Ten en cuenta que los accidentes de tráfico producen cada año muchas interrupciones de embarazo y no llevar puesto el cinturón de seguridad aumenta las posibilidades de lesiones y muerte.
  • El airbag es seguro siempre que exista una distancia de 25 cm. desde él a tu cuerpo. Si estando embarazada, conduces, aleja lo que puedas el volante del abdomen y haz paradas cada 90 minutos para caminar un poco y estirar las piernas.

Barco

Algunas líneas tienen restricciones para viajar embarazada y otras solicitarán una autorización escrita por tu médico. Lo ideal al planificar este viaje es informar a la compañía de la gestación y asegurarse de que hay servicio médico a bordo. Es conveniente hacer una visita al facultativo de la compañía para presentarse y enseñarle la historia clínica por si llegara a presentarse alguna emergencia; de esta manera él ya está sobre aviso y también conoce y se asegurará de que las conexiones y la infraestructura necesaria para realizar una posible evacuación, estén a punto.

Precauciones durante el viaje

Sol

Hay que tener en cuenta que los cambios hormonales sensibilizan la piel de la gestante y suelen aparecer a menudo manchas oscuras hiperpigmentadas con facilidad, que se acentuarán con la exposición al sol, a ello se le llama cloasma gravídico. El uso de protectores solares puede minimizar este fenómeno.

Proteger la piel del sol es siempre importante, pero también nos pondremos a resguardo del calor y de posibles insolaciones que son más frecuentes en periodo vacacional (golpes de calor).

Agua y comidas

En países desarrollados no hay problema en beber agua de la red de abastecimiento, y aquella señalada como potable en fuentes, parques, etc. No obstante, en países menos desarrollados se debería de beber sólo agua embotellada o previamente tratada para eliminar bacterias, parásitos y virus.

Te recomendamos prestar atención y no beber ni lavarse los dientes con agua local ni consumir cubitos de hielo. Ello será especialmente importante en aquellos países en los cuales la hepatitis A o entérica sea prevalente o endémica y para evitar cualquier otra enfermedad que pueda ser transmitida por agua y provocar así la temida diarrea del viajero.

La diarrea del viajero puede estar causada por bacterias enterotóxicas y por parásitos. En general es más frecuente padecerla en países tropicales. La prevención se debe efectuar con los alimentos y el agua. Para ello no debemos tomar alimentos crudos, ni beber agua que no esté purificada. Si estando embarazada, contraes la diarrea del viajero, el tratamiento deberá ser más enérgico que para otro tipo de pacientes ya que el tratamiento antibiótico es más limitado… siendo necesario una buena rehidratación oral y el uso de antidiarreicos siempre que no haya fiebre ni sangre en las heces.

Seguro médico

Hay que cerciorarse de que nuestro seguro médico tiene cobertura en el lugar a donde nos desplazamos. Es útil llevarnos la cartilla maternal, donde están los datos actualizados del embarazo, y mirar con antelación los teléfonos de asistencia del lugar de destino por si surge alguna contingencia durante el viaje.

Medicamentos

Tanto si realizamos algún tratamiento especial (insulina, tiroxina, heparina), como si sólo tomamos el suplemento de ácido fólico, debes llevarlo siempre en tus viajes o asegurarse que podrás adquirirlo en el lugar de destino. De todas maneras siempre es útil, que lleves contigo tu propio botiquín…

Recuerda, ante cualquier duda, solicita una cita a nuestra Unidad de Obstetricia. Estaremos encantados de poder atenderte!

El presente resumen se ha elaborado con la información que ofrecen las principales compañías de transporte. Es su responsabilidad consultar, con tiempo, a la compañía elegida para viajar en su caso, para atender a sus requerimientos específicos.



Uso de cookies

Empleamos cookies en esta web para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir el chat.
Pide cita.
Pide cita.